Cargando...

Medio Ambiente Seguridad e Higiene

MODIFICACIÓN A NADF-011 DE Compuestos Orgánicos Volátiles.

De acuerdo con la Secretaria de Medio Ambiente (SEDEMA) de la Ciudad de México, el contaminante que ha dado origen a la mayor cantidad de días con mala calidad del aire es el ozono, el cual se forma en presencia de luz solar, cuando reaccionan compuestos orgánicos volátiles (COV) y óxidos de nitrógeno (NOx).

La temporada de ozono (O3) que abarca de febrero a junio, se caracteriza por la presencia de sistemas de alta presión asociados a masas de aire con poca humedad y nubosidad, así como temperaturas y radiación solar altas, condiciones que favorecen la producción y acumulación de este contaminante

El ozono es un contaminante que ocasiona importantes daños a la salud, ya que afecta vías respiratorias y alveolos, reduce la función pulmonar, agrava el asma, enfermedades pulmonares y puede ocasionar muerte prematura, entre las principales. En la Ciudad de México, con frecuencia se superan los límites marcados en la norma para la protección a la salud, lo que puede ocasionar la activación de contingencias ambientales atmosféricas.

Estudios de la atmósfera de la ZMVM indican que ésta es sensible a las emisiones de COV, es decir, que para logar reducir el ozono, es necesario realizar acciones enfocadas a la reducción de estos compuestos, así mismo, considerando la evaluación al Programa para Contingencias Ambientales Atmosféricas (PCAA) y al Programa para Mejorar la Calidad del Aire de la Zona Metropolitana del Valle de México 2011-2020 (PROAIRE), realizada por el Centro de Supercómputo de Barcelona en conjunto con esta Secretaría durante el año 2017, se determinó la necesidad de incorporar nuevas políticas y estrategias para reducir la contaminación por ozono a través de la reducción de la emisión de COV.

De acuerdo con el Inventario de Emisiones de la ZMVM 2014 (SEDEMA, 2016), en la Ciudad de México se emiten anualmente cerca de 150 mil toneladas de COV, de las cuales, las fuentes fijas aportan el 10%, destacando los sectores de la industria de la impresión, química y del plástico y del hule, que en conjunto aportan el 54% del total de estas fuentes. Así mismo, las fuentes fijas emiten más de 5,800 toneladas anuales de compuestos tóxicos, los cuales tienen un impacto negativo en la salud de la población.

Los COV hidrocarburos que se volatilizan a temperatura ambiente, pueden estar presentes en recubrimientos, tintas, aromatizantes, desinfectantes, removedores de grasa, pinturas, esmaltes, barnices, productos de aseo personal, entre otros. Durante las actividades productivas en el sector industrial se pueden generar emisiones de COV por el uso de solventes o productos con solventes, así mismo, se pueden formar durante la elaboración de algún producto, por lo que es necesario establecer acciones para disminuir las emisiones con el fin de proteger la salud de la población y el ambiente.

Por lo anterior la SEDEMA convocó a un grupo de trabajo para la modificación de la NADF-011-AMBT-2018, que establece los criterios para la reducción de las emisiones a la atmósfera de compuestos orgánicos volátiles emitidos por fuentes fijas de competencia de la Ciudad de México.

ANIQ ha participado en estas reuniones considerando que tiene aspectos regulatorios extremos que podrían extenderse a la industria federal establecida en la Ciudad de México y otros muy ambiciosos y que pueden tomarse de base para la regulación en otros estados, así como en la federación.

PATROCINADORES

Acceso Rápido
  • Acceso a Socios Ir
  • ContactoIr
  • Mapa del SitioIr
  • Aviso de PrivacidadVer
  • new_releasesLo nuevo en el sitio WebVer